Una historia, un olvido... el discurrir invisible de lo que existió y se desconoce

Este espacio pretende entender la historia como una disciplina que proporciona, tanto la información como los instrumentos necesarios para conocer el pasado, pero también como una herramienta para comprender al "otro", a nosotros mismos y a la sociedad del presente en la que interactuamos.

Conocer la historia de los gitanos españoles es esencial para eliminar su invisibilidad, entender su situación en la sociedad y derribar los estereotipos acuñados durante siglos.

Las publicaciones contenidas en este blog-revista tienen derecho de autor. Se ruega citen su procedencia. De no hacerlo, no pasa nada. Lo importante es sacar esta historia de la invisibilidad en que se haya.

lunes, 19 de junio de 2017

No a la beatificación de Isabel la Católica

FIRMA LA PETICIÓN en:
https://www.change.org/p/comisi%C3%B3n-isabel-la-cat%C3%B3lica-para-la-causa-de-beatificaci%C3%B3n-de-la-reina-arzobispado-de-valladolid-se%C3%B1ores-de-la-comisi%C3%B3n-isabel-la-cat%C3%B3lica-reconsideren-la-propuesta-de-su-beatificaci%C3%B3n?recruiter=58595769&utm_source=share_petition&utm_medium=twitter&utm_campaign=share_twitter_responsive


Se pretende justificar la beatificación de Isabel I de Castilla por dos razones fundamentales: la evangelización de América y la sucesión de unos hechos catalogados de sobrenaturales.
Isabel I de Castilla en 1493
 retrato atribuido a Bartolomé Bermejo
Cierto es que el descubrimiento y primera colonización americana dio la oportunidad a la Iglesia de evangelizar y cristianizar a los nativos. Sin embargo, estos nuevos cristianos serían llamados pronto por Dios. Las enfermedades que llevaron los españoles diezmaron la población indígena. Claro está que en la mente de Isabel no se hallaba esta calamidad. ¿Acaso en el plan de Dios se halló en poner primero a Isabel en el trono y después a Colón para producir tal mortandad?
En cuanto a los hechos sobrenaturales que llevaron a Isabel al trono de Castilla están jalonados de numerosas muertes. Todo para allanar su ascenso por voluntad divina; pero, por qué si éste era el plan de Dios, no puso desde el primer momento a Isabel en la primera línea sucesoria. Es demasiado largo de contar las “afortunadas” muertes de los herederos al trono y la guerra civil que le enfrentó a la Beltraneja ensangrentando Castilla solo para saciar su ambición de poder.
Expulsión de los judíos sevillanos
La propuesta de beatificación de Isabel ya fue rechazada en 1992 coincidiendo con la conmemoración del 500 aniversario de la evangelización americana. El cardenal Lustiger, un judío convertido al catolicismo a los 14 años, hijo de una víctima del antisemitismo nazi, se halló justo en el cargo y el momento preciso para paralizar la beatificación. Esta ironía del destino, o designio de Dios, jugó en contra de la candidata antisemita que expulsó a los judíos de España. La misma que mostró su intolerancia religiosa hacia los vencidos granadinos, sin respetar los acuerdos de paz. La misma que condenó a partir de 1499 a los gitanos a una permanente represión, cuyos efectos son a a día de hoy palpables. ¿Cuántas desgracias trajo consigo su acceso al trono de Castilla? ¿Fue por voluntad de Dios? No creo. El Dios cristiano que es todo bondad y comprensión no trazó este plan.
Todos los firmantes de esta petición por todo lo anterior, solicitamos a la Comisión Isabel la Católica del arzobispado de Valladolid, reconsidere su propuesta de beatificación. Sus méritos políticos y militares son indudables, pero creemos que debe haber muchos más personajes que merezcan ser beatificados.
Rendición del Reino de Granada
Está abierta una petición dirigida al Papa Francisco justificando su beatificación de la siguiente forma:


Queremos la canonización de la reina Isabel de Castilla, que entregó su vida a Dios, buscando extender la fe Católica. Sus virtudes son conocidas y veneradas por todo el mundo.
Este proceso puede causar perplejidad en quienes dan crédito a una densa leyenda negra, que no resiste una crítica seria, y que ha condicionado durante mucho tiempo cualquier referencia a la reina Isabel. No obstante, la idea de su beatificación surge espontánea en quienes, además de conocer los tópicos de siempre, bebieron en las fuentes documentales de la época. La causa está suficientemente avalada por su vida de fe, su compromiso con Dios y con el prójimo, su austeridad, su afán evangelizador y su lucha por los derechos humanos.
Emblema de la Inquisición
En 1958, promovido por el arzobispo de Valladolid, García Goldáraz, y con el decidido apoyo de Franco, se inició el expediente que daría luz verde al proceso de beatificación de la reina Isabel la Católica. La investigación histórica iniciada por el canónigo Vicente Rodríguez Valencia se interrumpió a su muerte, en 1972. Poco después tomaron las riendas Justo Bermejo, rector de la iglesia española de Montserrat, Anastasio Gutiérrez, del Colegio Antoniano de Roma, y el profesor de historia Vidal González, acompañado por historiadores de la talla de Luis Suárez o de Quintín Aldea. La Causa concluyó su fase diocesana en 1990 y fue trasladada a Roma para su estudio por la Congregación para la Causa de los Santos, siendo declarada Sierva de Dios. Después de haber aprobado el examen de los historiadores, con buena nota, aún no ha tenido lugar el decisivo dictamen de la Comisión Teológica, que ha sido pospuesto "para un mayor estudio y reflexión". Si es favorable, su dictamen pasaría a la Congregación de Cardenales y Prelados, que informaría al Papa, para su decisión final, sobre la heroicidad de las virtudes y la declaración oficial de Venerable.
¿Como puede ser Santa después de lo ocurrido durante la conquista de América? ¿Y la expulsión de los judíos?
Para ella, el servicio de Dios está por encima de todo. El celo de Dios es la clave por la que manda a Colón a descubrir el Nuevo Mundo. Por ese mismo celo, la guerra de Granada se convierte, por bula de Bonifacio VIII, en una "cruzada" o "causa de Dios", por la que intenta incorporar el reino islámico a la cristiandad.Es decir, la guerra contra el Islam es una guerra de reconquista contra un pueblo invasor que entra en España a sangre y fuego.Y cuando cae Granada, hubo misas solemnes y repique de campanas en Roma, Nápoles y hasta Londres.
Los otros "pecados" históricos de los que se suele acusar a la reina de Castilla son desmentidos por las actas del proceso.En ellas el historiador Luis Suárez demuestra que los judíos no eran ciudadanos españoles. Habían sido expulsados de toda Europa y sólo disponían de un permiso para permanecer en España.Como dice el vicario general de Valladolid, "eran huéspedes no naturales del país, causa de continua discordia". Lo que parece claro es que ni Isabel ni Fernando eran antisemitas. La Corte estaba llena de judíos, como el administrador de los caudales de la guerra de Granada, Abraham Seneor, y el suministrador de las tropas, Samuel Abalofia. La propia reina castellana se sometió al tratamiento de un médico judío, Lorenzo Badoc, en momentos en los que sus esperanzas de sucesión eran escasas.
De hecho, Isabel escribe: "Todos los judíos de mis reinos son míos y están bajo mi protección y a mí pertenece de los defender y amparar y mantener en justicia". Es decir, no los expulsa por racismo, sino por razón de Estado: para construir la unidad de su reino sobre la base de una sola religión. "Ya entonces el multiculturalismo era atroz. La reina procede pura y simplemente por razón de Estado", asegura el historiador Vidal González.Y añade: "Es un hecho que casi la mitad del catolicismo actual se debe, en gran medida, a esta mujer singular".

Muchos méritos y pocos o ningún "pecado", según el voluminoso proceso. Aún así, Roma hasta ahora no se ha atrevido a dar el paso de beatificar a Isabel de Castilla, porque no quería entorpecer el viaje programado y soñado del Papa a Jerusalén. Una vez realizado éste, el horizonte se despeja.
Incluso el establecimiento de la Santa Inquisición Española acaecida bajo su reinado en 1478 podría ser un obstáculo menor.
Pragmática antigitana de 1499


Decreto de expulsión de los judíos













Hasta el momento, 1050 personas han apoyado la petición de los obispos a través de este enlace:  https://www.change.org/p/papa-francisco-congregacion-para-la-causa-de-los-santos-iglesia-cat%C3%B3lica-por-la-beatificaci%C3%B3n-de-isabel-i-de-castilla



Existe una página web creada al efecto: http://www.reinacatolica.org/

viernes, 16 de junio de 2017

LOS GITANOS EN LAS MINAS DE ALMADÉN

La reactivación de la explotación de las minas de Almadén se produjo en 1554. Posteriormente, los Fugger obtuvieron licencia en 1566 para disponer de forzados condenados por tribunales de Justicia, entre los que siempre se hallaron los gitanos acusados principalmente por hurtos y contravenir a las pragmáticas. Por ejemplo, en el periodo comprendido entre 1646 y 1699, al menos, cuatro decenas de gitanos recalaron en ellas.
Con motivo de una redada efectuada en Puerto de Santa María en 1745, 37 de los 55 gitanos varones apresados fueron enviados a Almadén, lo que supuso la mayor concentración de forzados gitanos de su historia. Muchos de los cuales debieron permanecer en ellas tras la redada de 1749, a pesar de haber cumplido los cuatro años de encierro a los que se les condenó. Finalmente, el doce de marzo de 1764, el rey accedió a que “obtengan su libertad los comprendidos en aquella concesión” (indulto de 1763).
El testimonio de Luis de Malla a Mateo Alemán describe la crueldad y ensañamiento, que capataces como Luis Sánchez ejercieron hacia los esclavos y los forzados de las minas, donde a los riesgos derivados de tan duro trabajo se añadió el peligro del azogamiento.


Para ver el artículo completo, visitar: http://www.antrophistoria.com/2017/06/los-forzados-gitanos-en-las-minas-de.html

viernes, 2 de junio de 2017

Representación al rey por parte del Consejo para que las compañías de guardias de a pie y a caballo, y guardas de las reales rentas, colaboren con las justicias en la persecución de gitanos (23-6-1695)


Guardia a caballo
Señor:
Deseando el Consejo el mejor cumplimiento de su obligación y mantener a los vasallos de V.M en la seguridad de sus vidas y haciendas; y con las noticias de que diferentes cuadrillas de gitanos tenían infestado el Reino, y cada día iban creciendo sus continuados excesos, sin que para reprimirles hubiesen bastado las providencias dadas por las leyes recopiladas y otras pragmáticas; puso en las Reales manos de V.M, la nueva pragmática en que se aumentaron las penas y se dieron otras providencias que parecieron bastantes para ocurrir al remedio; y habiendo sido S.M servido de aprobarla, se publicó en esta corte, y se ha remitido a las Chancillerías y Audiencias para que por su mano se remita a todas las Justicias del Reino: y entre las providencias dadas, como la más sustancial fue el encargo a las Justicias de su ejecución, conminándolos con diversas penas si faltasen en la vigilancia y cuidado que se les encarga, pero considerando el Consejo que muchas veces por falta de medios y de gente que les asista, no pueden dar entero cumplimiento; y la gran utilidad que se sigue a la causa pública en que se ejecute lo resuelto por V.M en esta nueva pragmática, ayudando para ello con los medios necesarios a las Justicias=
Pragmática de 1695
Ha parecido al Consejo que respecto de que en muchas de las ciudades, villas y lugares del Reino, se mantienen compañías de caballos formadas, y con especialidad en los lugares de todas las costas para ocurrir con presteza a su defensa, y en otros lugares más distantes de las mismas costas; y, que para el resguardo de las Rentas Reales hay también casi en todo el Reino Guardas de a pie y de a caballo; y unos y otros más a propósito para poder asistir a las Justicias en los casos que necesiten recorrer sus jurisdicciones, o salir de ellas persiguiendo los gitanos, sin que pueda esto ser de embarazo para que las Compañías y los Guardas cumplan con sus principales incumbencias, pues las Compañías sólo tienen ocupación ofreciéndose algún rebato; y los Guardas, además que al mismo tiempo que salieren asistiendo a las Justicias pueden usar de lo que toca a su ejercicio, siendo no continuas, sino muy raras las ocasiones en que se necesitara su asistencia. No es diversión que embarace a lo principal de su obligación, el que V:M se sirva de mandar que las compañías referidas y las guardas de las Reales Rentas, cada uno en los lugares donde asistieren, tengan obligación de salir con la Justicia en seguimiento de dichos gitanos, siempre que fuere necesario y se les pidiere por ellas les asistan, sirviéndose V.M que por el Consejo de Guerra y Hacienda se den las órdenes necesarias para su cumplimiento y precisa observancia, pues hallándose las Justicias con gente, no podrán tener disculpa en no cumplir con su obligación, y el Consejo podrá pasar a su castigo, si no lo ejecutaren=
V.M mandará lo que sea de su mayor servicio. Madrid y junio 23 de 1695.

COMENTARIO:
El siglo XVII finalizó con un fuerte repunte de la represión como consecuencia de la promulgación de las pragmáticas de 1692 y 1695. Unas disposiciones que vinieron a manifestar el fracaso de la política asimilacionista realizada hasta el momento. A partir de estas fechas, la persecución se incrementará al permitir a todos los ministros de justicia, entregadores, jueces de comisión y cuadrilleros de la Santa Hermandad, operar indiscriminadamente contra los gitanos. Sólo en 1695 tenemos constancia de tres órdenes del presidente del Consejo para que salieran efectivos de la Hermandad manchega para Andalucía, Sierra Morena, Montes de Toledo y Extremadura, en seguimiento de varias cuadrillas de gitanos, considerados fuera de la ley por quebrantar las sucesivas pragmáticas que reglaban su conducta

lunes, 1 de mayo de 2017

Felipe IV ordena al capitán general de las galeras de España, que los forzados gitanos sean los últimos en ser liberados, una vez hayan cumplido su condena y se levante la retención que se considera conveniente (1645)

“Conde de Linares, mi capitán general de las galeras de España. He visto dos cartas vuestras de los doce del pasado en que informabais lo que se os ofrece en las pretensiones de diferentes forzados que se hallan en esas galeras, que por haber cumplido sus condenaciones pretenden se les dé libertad, y decir que siempre seréis de parecer que no se detenga en ellas a ninguno que haya cumplido su tiempo; pero que ya que la necesidad obliga a que se detengas tantos, sean los gitanos los últimos a quienes se dé libertad, y que a los otros se les dé, empezando por los más antiguos, con que se dará esperanza a todos para ir saliendo. Y me ha parecido deciros, que pues la falta de chusma es tan grande como se sabe, y que habiendo de salir temprano como lo tengo mandado, si se le diese libertad irían mal las galeras. Y con deseo de acudir a lo uno y a lo otro, se considera podrían servir de buenas boyas de los que han cumplido, los que quisiesen. Y a la retirada de la navegación venidera, dar libertad a algunos, lo cual se os dice para que lo deis a entender a esta gente y la consoléis, y si juzgareis que sin hacer falta, conviene dar libertad a algunos de los forzados que han cumplido, lo haréis ejecutándolo con la moderación que espero de vuestro celo, advirtiendo que a los gitanos si les hubiere de llegar la libertad, han de ser los postreros en salir de galera”.
Forzados de galeras

COMENTARIO:
Determinada la corona de Castilla a emprender una captura masiva de individuos varones de esta etnia para hacer frente a la guerra que desde 1636 Luis XIII de Francia había declarado a Felipe IV. Precisó de llenar de chusma las galeras españolas, para lo que se procedió a recabar en octubre de 1638 la colaboración aragonesa, valenciana, catalana y portuguesa, para convocar y juntar “a un tiempo, y si pudiere ser en un día”, a el fin de prender “el mayor número que sea posible” de gitanos y destinarlos a galeras. Paralelamente, se creó una comisión con facultad de condenar y acelerar los pleitos pendientes de reos susceptibles de ser enviados a ellas. A don Pedro de Amezqueta, alcalde de Casa y Corte de Madrid, le correspondió la delegación más importante, dado que su ámbito de actuación se extendió a toda la actual Andalucía y el reino de Murcia. No considerándose suficientes estas medidas, se dispuso la realización de una redada
el 19 de diciembre de 1639, cuyo impacto quedó registrado por varios cronistas de la época. Uno de ellos, Pellicer, justificó la medida emprendida para capturar “a un mismo tiempo todos los gitanos de España” por haber en galeras, una “gran falta de galeotes y remeros”, y a que “en todos los lugares” hacían “mucha sobra esta infame raza”, pues sólo empleaban “de espías, ladrones y embusteros”.
Las mayores remesas de forzados gitanos se dieron en el periodo comprendido entre 1639 y 1645, siendo el año 1640 con un total de 77 individuos de esta etnia, la mayor cantidad de galeotes gitanos recibida en un solo año sobre las galeras españolas. Muchos de ellos tras pactar sus condenas con los comisionados, creyendo  eludir condenas mayores. Y, aunque algunos como Sebastián Fernández Maldonado, al que condenado a diez años al remo, se le conmutó dicha pena a solo tres tras renunciar a la apelación, lo cierto es que muchos hubieron de sufrir una retención sobre los bancos de las galeras, en una clara discriminación respecto al resto de forzados.

sábado, 1 de abril de 2017

El síndico de Santa Marta solicita al Consejo de Castilla, permita a Felipe Salazar avecindarse en Zafra y ejercer en ella como herrero (30/04/1746)

Juan Esteban Poios, vecino de esta villa, mayordomo de sus propios, con oficio de síndico procurador de su común por no haberlo en propiedad, como más haya lugar en derecho = Digo que componiéndose como se compone el todo del común de vecinos de esta dicha villa de labradores para el cultivo de sus tierras, que es el único ejercicio de que se mantienen por no haber otro ni componerse de comercio alguno, necesitan precisamente de dos maestros de herreros para las composturas y aderezos de las rejas de labor y demás pertrechos para evitar los muchos gastos y dilaciones que se les causan de hacer viaje a otro pueblo a buscar maestros de dicho oficio pudiéndolos tener en éste = y porque no hay más que un maestro, pues otro que había llamado Felipe Salazar, castellano nuevo, muy experto en dicho oficio que hacía lo más en dichas composturas, se halla de habitador en la villa de Zafra a causa de estar asignado en ella con los demás castellanos nuevos en virtud de la nueva Real Orden, y aunque se ha procurado por medio de la justicia de aquella villa su transportación a ésta, no se ha podido conseguir por decir depende de Tribunal Superior
Fragua gitana. Pintura de Isidoro Marín
COMENTARIO: durante el reinado de Felipe V se dispuso concentrar a todos los integrantes del Pueblo Gitano en determinadas localidades,  con el fin de controlar la movilidad de los gitanos y completar la sedentarización y asimilación iniciada dos siglos atrás. Desde 1717, muchas familias gitanas debieron abandonar sus avecindamientos de muchos años atrás e instalarse en los pueblos y ciudades señaladas por la referida pragmática y posteriores, no pudiendo salir de ellas sin licencia expresa de sus justicias. Un proceso de reasentamiento que aun en 1746 no estaba resuelto y que había dejado desprovistas a las pequeñas localidades campesinas de los trabajos que los gitanos desempeñaban en ellas, tales como los de jornaleros, horneros, esquilado de animales…; y, sobre todo, los de la herrería. Actividades manuales a las que los cristianos viejos eran reacios dedicarse por considerarlas infamantes.
La solicitud de Santa Marta para recuperar a su vecino Felipe Salazar es una muestra más de la vacilante, errónea y desconcertante política de asimilación emprendida por la corona española desde el siglo XVI. Solo tres años más tarde, un nuevo despropósito acabaría destrozando esta política de vecindarios cerrados. La redada realizada dentro del marco del proyecto de exterminio ideado para eliminar al Pueblo Gitano de España, demostró que la población gitana estaba prácticamente asentada en 1749 y que todo el esfuerzo realizado por ésta quedó en nada.

Felipe de Salazar, aunque consiguió recuperar su vecindad en Zafra, donde vivió junto a su mujer María Sebastiana de Acosta, sería una de las víctimas de la redada de la madrugada del 31 de julio de 1749. Presa su mujer, Felipe se presentó voluntariamente para seguir el mismo destino de los demás gitanos. Probablemente sería puesto en libertad tiempo después, al beneficiarse del indulto parcial del 28 de octubre de ese mismo año.

lunes, 27 de marzo de 2017

LA ÚLTIMA GRAN OLEADA ANTIGITANA DEL SIGLO XX

El próximo 30 de marzo se cumplen 31 años de los acontecimientos racistas de Martos. Un eslabón más de la gitanofobia que recorrió España en el último cuarto del siglo XX.

Es preciso recordar para no olvidar. No olvidar para evitar. Evitar para progresar.

A continuación resumimos los principales pogromos acaecidos durante el citado periodo.

FECHA
LUGAR
DETONANTE
ACONTECIMIENTOS
14/11/1971
Torredelcampo
La muerte de un labrador a manos de otros dos vecinos gitanos en el transcurso de una disputa por la propiedad de unos cepos de pajaritos
Al pasar el entierro frente al Ayuntamiento, en el que se encontraban detenidos los gitanos, varios concurrentes pretendieron irrumpir en él para linchar a los reos. Frustrado el intento, un grupo se encaminó hacia las barracas de los gitanos parientes de los homicidas y les obligaron a abandonar el pueblo.
Con el beneplácito de la alcaldía, varias palas excavadoras derribaron las viviendas gitanas
12/01/1986
Torredonjimeno
Un gitano hirió de gravedad en una reyerta, a un agricultor de 60 años de edad. Al día siguiente, en una improvisada manifestación, pidieron la expulsión de los gitanos del pueblo.
Un grupo de vecinos arrojaron una lata de gasolina e incendiaron la vivienda que ocupaban en esos momentos ocho personas de una familia gitana, de la que seis de ellos resultaron heridos de gravedad. Tres de los cuales eran niños de corta edad.
12/07/1986
Martos
Agresión de un gitano a un vecino
Dos centenares de personas incendiaron 42 casas pertenecientes a las familias gitanas que residía en la barriada de Cerro Bajo
18/05/1991
Mancha Real
Muerte de un vecino durante una pelea con miembros de una familia gitana
Conocedores de la muerte de un vecino, un grupo vecinos se concentró en la plaza del ayuntamiento pidiendo justicia. Reunida la corporación municipal, celebró un pleno extraordinario y acordó pedir que las familias implicadas en la muerte abandonasen el pueblo. A la mañana siguiente, una numerosa turba de vecinos quemó ese día cuatro casas. Otra el 28 de junio, y el 12 de julio una más
08/10/1991
Adra
La muerte por sobredosis de varios muchachos meses atrás.
Casi un millar de vecinos se concentraron frente a la vivienda de un gitano de 42 años, al que insultaron y trataron de agredir por considerarle uno de los principales traficantes de droga del pueblo. Prendieron fuego a la vivienda después de apedrearla. Al día siguiente, los manifestantes cortaron la N-340 (Barcelona-Cádiz) e intentaron apedrear la casa de un presunto traficante. A los pocos días, se convocó una huelga general en el pueblo que fue secundada por una mayoría de vecinos
17/01/1996
Mijas
Las chabolas y barracones donde se alojaban las familias gitanas fueron derribadas por el ayuntamiento, sin resolver el problema de su realojo conforme el Plan de Vivienda
El ayuntamiento dicta un bando para que todos los propietarios interesados en arrendar sus viviendas se pusieran en contacto con la Concejalía de Servicios Sociales. Meses después, los vecinos de Mijas seguían negándose a alquilar viviendas a dos familias gitanas que cuentan con diez niños en total, a pesar de que el municipio asumía el pago.
20/06/2000
Almoradí
El 17 de junio se produjo la muerte de un joven a manos de un gitano, lo que desembocó en la acusación de que los miembros de esa comunidad pertenecían a una red de tráfico de drogas.
Un grupo de más de medio millar de personas incendió dos viviendas y provocó daños en otras ocho del barrio en que habitan las familias gitanas. La agresión se desplazó hacia la comunidad marroquí, hiriendo a tres de ellos y destrozando sus coches.

El comienzo del destierro de los gitanos de Martos

Para más información: Memoria y pogromosA treinta años del pogromo antigitano de MartosViolencia étnica y destierro y Nunca Más. Memoria Histórica de España

miércoles, 1 de marzo de 2017

La negación de los gitanos como una etnia y nación. El discurso de Fray Juan de la Puente, calificador de la Inquisición (1612)

Y en otras partes de Europa, a unos escuadrones de pícaros a quienes llamamos gitanos, quitando la primera sílaba del nombre referido. Dicen algunos que tuvo esta gente principio en los zeugitanos de África, que saliendo de su tierra acometieron la Grecia, llevando consigo sus mujeres e hijos (estilo ordinario de los bárbaros). Los griegos les quemaron los navíos y cautivaron a todos. Después les dieron libertad porque ellos dieron palabra de convertirse a la Fe. Como en su tierra vivían sin tener ciudades. Mudando cada día la habitación según los tiempos y las ocasiones, en Europa guardaron la misma forma de vida. Dicen que descienden de un mágico que llamaron Ceneo, y que de él aprendieron a decir las cosas por venir y los sucesos pasados, vendiendo por cualquier interés este don de profecía. De éstos les parece algunos desciende los que llamamos gitanos y en otras partes cínganos, siendo zeugitanos su propio apellido. Muy posible se me hace que haya venido a España esta nación africana. Pero los que ahora llamamos gitanos, mas les damos este nombre, porque les imitan en el modo de vivir, que por ser sus descendientes. Esta vil canalla, no es otra cosa que hombres y mujeres amotinados, y facinerosos. Y ellos por deudas y otras no tan honradas causas, ellas por mal casadas o por bien amancebadas, desamparan sus casas y habitan en los campos y despoblados. Traen las caras quemadas, hostigadas del sol, y de las injurias del tiempo; y esto nos hace creer que no son españoles, sino naturales de otra tierra tan abrasada como África, o Egipto, ayudando al engaño el vestido, y el lenguaje. Pero sin duda son nacidos y criados en las tierras de Castilla; y gente que sin más información de su vida vagante, les podrían castigar, asegurando la Tierra de sus manos, porque son diestros en el hurtar, y tienen arte de este oficio.




COMENTARIO: La política represiva llevada a cabo en España a lo largo del siglo XVI y comienzos del XVII corrió paralela a la que a lo largo de todo el continente europeo se desarrolló con diferente intensidad y propósito. En todas ellas se coincidió en la eliminación del nomadismo gitano con el fin de crear un estado-nación homogéneo. En España, esta comunidad étnica quedó atrapada entre la minoría religiosa de los moriscos y los grupos considerados antisociales, compuestos básicamente por los falsos pobres y los vagabundos, motivo por el que se convirtieron en víctimas de una constante represión para imponer una cohesión social a toda costa.
Fray Juan de la Puente, calificador del Santo Oficio, muestra en su obra “Conveniencia de las dos Monarquías” esta ambigüedad durante la primera década del siglo XVII, contribuyendo a divulgar una visión errónea sobre su origen, de la que arbitristas como Sancho de Moncada se apoyaron para formular sus acusaciones contra esta minoría y negarles su especificidad racial, a fin de combatir una forma de yida, por la que los gitanos habían atraído “muchos holgazanes y vagamundos, para vivir a sus anchuras. Porque cosa muy sabida es que muchos de los que andan con los gitanos, así hombres como mujeres, son españoles y lo mismo pasa en otras provincias”. Argumentación en la que insiste repetidas veces, y que sustentaba en la opinión de eruditos: “La cierta opinión es que los que andan en España no son gitanos, sino enjambre de zánganos y hombres ateos, y sin ley ni religión alguna, españoles que han introducido esta vida o secta del gitanismo, y que añaden en ella cada día la gente ociosa y rematada de toda España”. Una construcción ideológica que justificó el impulso de nuevas políticas represivas para eliminar el supuesto nomadismo e identidad sociocultural de los gitanos.

miércoles, 1 de febrero de 2017

El Gobernador Político Militar de Almería, a petición del síndico personero de esa ciudad, ordena la prisión de todos los gitanos contraventores de la pragmática de 1783 (5-2-1798)

Se hace indispensable, que no habiendo dejado de usar de su lenguaje, traje y método de vida vagante, como también no darse caso que alguno de cuantos son comprendidos en dicha familia, hayan elegido oficio alguno, y sólo su primera y última aplicación es de esquilar, ir a mercados y ferias, transitar incesantemente de un pueblo a otro haciendo cambios y contratos tan odiosos, que apenas podrá darse alguno practicando como corresponde, y si cualquiera de ellos tiene acreditado domicilio, es el protector de todos los que circulan, aparentando unos débiles e insubcistibles (sic) motivos, que han dado lugar a su presentación: en cuyo caso, aún éstos no deben estar fuera de las penas establecidas a los contraventores, pues además del abrigo que todos encuentran en estos domiciliados, incurren según el capítulo once, en viajar por caminos y despoblados, lo que no se debe permitir aún con la excusa de ir a mercados o ferias, y sí serán perseguidos y asegurados por las justicias formándoles procesos y lista de ellos, con sus nombres y apellidos, edad, señas y lugares de su residencia y nacimiento; todo lo que se experimenta sin faltar alguno por la repetida experiencia que de ello se tiene concebida, aún en términos de no ser capaces de mudar de idea y siendo esto en desprecio de lo que está mandado repetidas veces; para buscar el camino de su observancia es conforme a la Real Pragmática, expedida por su majestad, que todos sean asegurados y puestos en estas Reales Cárceles, y formados sus respectivos procesos, se dé cuenta a la Sala del Crimen de este reino, para que en vista de lo que resulte y de estar verificada la contravención, mande incontinenti sin figura alguna de oficio, conforme al capítulo trece, se proceda a poner los sellos en los términos prevenidos a todos los que recayese la aprobación de infligidores”.

Gitanos esquiladores


COMENTARIO: el 5 de febrero de 1798, el nuevo síndico personero de la ciudad de Almería, ante las quejas de varios vecinos residentes extramuros de ella, solicitó al alcalde mayor de la ciudad una copia de la real pragmática de 1783, para posteriormente presentar un memorial en el que solicitaba prender, sin excepción, a todos los gitanos existentes en dicha localidad, al objeto de incoar procesos y castigarles conforme al contenido de esa ley, especialmente en lo referente a la pena del sello. Y aunque, Bartolomé de Amphoux, gobernador de Almería, sólo procedió contra los contraventores, este episodio es una muestra más de que la pragmática de 1783 sólo fue un eslabón más en la cadena represora de la corona, que sólo se diluyó con la aparición de las ideas liberales del siglo XIX.

jueves, 19 de enero de 2017

Ciclo de conferencias “El exterminio de los gitanos: la Gran Redada de 1749”

La Gran Redada, también conocida como Prisión general de gitanos, fue una persecución autorizada por el rey Fernando VI de España, y organizada en secreto por el Marqués de la Ensenada y el Gobernador del Consejo de Castilla, que se inició de manera sincronizada en todo el territorio español el miércoles 30 de julio de 1749 con el objetivo declarado de arrestar, y finalmente «extinguir», a todos los gitanos y gitanas del Reino de España.
Con la creación en 1721 de la llamada Junta de Gitanos se llegó a la conclusión de la inutilidad de la política seguida hasta entonces hacia el Pueblo Gitano y se acordó emprender el “exterminio” biológico.
La Gran Redada es uno de los episodios más oscuros de la Historia de España y constituye el culmen de la saña persecutoria antigitana. Es, el intento de genocidio más antiguo de la historia universal. Sin embargo, no fue más que una línea de continuidad del proceso de gestión política y legislativa de la cuestión gitana en el territorio español.
Entre 9.000 y 12.000 personas de todas las edades fueron apresadas aquella nefasta noche. 16 años después casi 4000 seguían presas cuando Carlos III les concedió su indulto en 1765.
Los gitanos y gitanas capturados en el Reino de Valencia (y algunos procedentes de las provincias colindantes) recibieron diferente tratamiento según su género y edad: los hombres y niños mayores de 7 años fueron enviados al Castillo de Santa Bárbara de Alicante; mientras que las mujeres, niñas y niños menores de 7 años fueron encarceladas en el Castillo de Denia.
Durante el mes de febrero, en colaboración con el Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil Albert organizamos un ciclo de conferencias en el cual tendremos la oportunidad de escuchar a cuatro de los mejores especialistas en este aciago episodio:
2/2/17 La redada y el proyecto de "exterminio" de 1749 en el antiguo reino de Valencia
Manuel Martínez Martínez
8/2/17 La prisión general de los gitanos: sus consecuencias para el flamenco y la Historia de España
Antonio Zoido Naranjo
15/2/17 Lo que pensaban los déspotas sobre los gitanos
José Luis Gómez Urdáñez
22/2/17 El impacto de la Gran Redada de los Gitanos desde una perspectiva decolonial
Helios F. Garcés
Todas las conferencias tendrán lugar en la Casa Bardín (Calle San Fernando, 44. 03001-Alicante) y comenzarán a las 20 horas