Una historia, un olvido... el discurrir invisible de lo que existió y se desconoce

Este espacio pretende entender la historia como una disciplina que proporciona, tanto la información como los instrumentos necesarios para conocer el pasado, pero también como una herramienta para comprender al "otro", a nosotros mismos y a la sociedad del presente en la que interactuamos.

Conocer la historia de los gitanos españoles es esencial para eliminar su invisibilidad, entender su situación en la sociedad y derribar los estereotipos acuñados durante siglos.

Las publicaciones contenidas en este blog-revista tienen derecho de autor. Se ruega citen su procedencia. De no hacerlo, no pasa nada. Lo importante es sacar esta historia de la invisibilidad en que se haya.

miércoles, 1 de junio de 2016

DOCUMENTO DEL MES. El Consejo de Castilla propone a Carlos II la sanción de una nueva pragmática contra los gitanos (7 de junio de 1695)

Señor
Carlos II
La gravedad y frecuencia de los delitos que se cometen por los gitanos que discurren vagando por estos reinos, cuyo número es mayor ahora por la persecución que han experimentado en Portugal y Valencia, ha excitado la obligación del Consejo a mirar con especial aplicación este punto; y habiéndose reconocido todas las leyes y pragmáticas que en diversos tiempos desde el reinado de los señores Reyes Católicos don Fernando y doña Isabel, hasta el de majestad, se han establecido y promulgado; se han echado menos algunas providencias que la experiencia ha demostrado ser necesarias, y se ha advertido que la variedad de tantas leyes encaminadas a un mismo fin embaraza su mejor ejecución, por lo cual y para que las Justicias a quien toca la observancia estén más atentas a ella con la conminación de algunas penas en que incurran por sus omisiones y reciban reglas, para encaminar con más seguridad sus operaciones; ha parecido al Consejo formar sobre esto nueva ley y pragmática en que se comprenda lo más sustancial y provechoso de las antecedentes, y se aumenten las prevenciones que se juzgan más importantes; y habiéndose formado y reconocido después por todo el Consejo la minuta adjunta, se remite a las reales manos de vuestra majestad, siendo el Consejo de parecer de que si vuestra majestad fuere servido se publique y estampe y se remita a todas las justicias para que la obedezcan. Vuestra majestad mandará lo que fuere servido. Madrid y junio 7 de 1695.


 COMENTARIO: la pragmática de 1695 constituye, junto con las redadas de 1571 y 1639, tres de los acontecimientos claves del proceso de fragmentación social que concluyó con el proyecto de “exterminio” de 1749. La represión ejercida sobre la forma de vida gitana contribuyó, entre otras consecuencias, a que las galeras se llenaran de gitanos y a que la desconfianza hacia el “otro” se consolidara definitivamente.
Nada más acceder al trono Carlos II, el Consejo de Castilla se aprestó a exponer la necesidad de continuar la política anti-gitana seguida hasta el momento, para lo que se le puso en antecedentes de cómo sus predecesores habían “procurado extinguir” y acabar con el “nombre de gitanos”. Como apoyo documental que justificara nuevas medidas represoras, se le mostraron diferentes expedientes en los que se hacía referencia a “la mala vida y costumbres de esta perniciosa gente”. Un adoctrinamiento que tuvo como resultado la decisión de renovar las disposiciones de sus antecesores y posteriormente, promulgar la pragmática de 1695, quizá la más precisa y completa de todas las que habían visto la luz hasta entonces. Su mayor innovación consistió en comisionar a las justicias locales para que realizaran periódicamente un registro de los gitanos avecindados y tomaran nota de sus ocupaciones y de sus bienes, una información que en buena parte sirvió de apoyo logístico para diseñar la redada de 1749.
PARA SABER MÁS: file:///C:/Users/Adonay/Downloads/rhn_117_opt%20(1).pdf