Una historia, un olvido... el discurrir invisible de lo que existió y se desconoce

Este espacio pretende entender la historia como una disciplina que proporciona, tanto la información como los instrumentos necesarios para conocer el pasado, pero también como una herramienta para comprender al "otro", a nosotros mismos y a la sociedad del presente en la que interactuamos.

Conocer la historia de los gitanos españoles es esencial para eliminar su invisibilidad, entender su situación en la sociedad y derribar los estereotipos acuñados durante siglos.

Las publicaciones contenidas en este blog-revista tienen derecho de autor. Se ruega citen su procedencia. De no hacerlo, no pasa nada. Lo importante es sacar esta historia de la invisibilidad en que se haya.

lunes, 27 de marzo de 2017

LA ÚLTIMA GRAN OLEADA ANTIGITANA DEL SIGLO XX

El próximo 30 de marzo se cumplen 31 años de los acontecimientos racistas de Martos. Un eslabón más de la gitanofobia que recorrió España en el último cuarto del siglo XX.

Es preciso recordar para no olvidar. No olvidar para evitar. Evitar para progresar.

A continuación resumimos los principales pogromos acaecidos durante el citado periodo.

FECHA
LUGAR
DETONANTE
ACONTECIMIENTOS
14/11/1971
Torredelcampo
La muerte de un labrador a manos de otros dos vecinos gitanos en el transcurso de una disputa por la propiedad de unos cepos de pajaritos
Al pasar el entierro frente al Ayuntamiento, en el que se encontraban detenidos los gitanos, varios concurrentes pretendieron irrumpir en él para linchar a los reos. Frustrado el intento, un grupo se encaminó hacia las barracas de los gitanos parientes de los homicidas y les obligaron a abandonar el pueblo.
Con el beneplácito de la alcaldía, varias palas excavadoras derribaron las viviendas gitanas
12/01/1986
Torredonjimeno
Un gitano hirió de gravedad en una reyerta, a un agricultor de 60 años de edad. Al día siguiente, en una improvisada manifestación, pidieron la expulsión de los gitanos del pueblo.
Un grupo de vecinos arrojaron una lata de gasolina e incendiaron la vivienda que ocupaban en esos momentos ocho personas de una familia gitana, de la que seis de ellos resultaron heridos de gravedad. Tres de los cuales eran niños de corta edad.
12/07/1986
Martos
Agresión de un gitano a un vecino
Dos centenares de personas incendiaron 42 casas pertenecientes a las familias gitanas que residía en la barriada de Cerro Bajo
18/05/1991
Mancha Real
Muerte de un vecino durante una pelea con miembros de una familia gitana
Conocedores de la muerte de un vecino, un grupo vecinos se concentró en la plaza del ayuntamiento pidiendo justicia. Reunida la corporación municipal, celebró un pleno extraordinario y acordó pedir que las familias implicadas en la muerte abandonasen el pueblo. A la mañana siguiente, una numerosa turba de vecinos quemó ese día cuatro casas. Otra el 28 de junio, y el 12 de julio una más
08/10/1991
Adra
La muerte por sobredosis de varios muchachos meses atrás.
Casi un millar de vecinos se concentraron frente a la vivienda de un gitano de 42 años, al que insultaron y trataron de agredir por considerarle uno de los principales traficantes de droga del pueblo. Prendieron fuego a la vivienda después de apedrearla. Al día siguiente, los manifestantes cortaron la N-340 (Barcelona-Cádiz) e intentaron apedrear la casa de un presunto traficante. A los pocos días, se convocó una huelga general en el pueblo que fue secundada por una mayoría de vecinos
17/01/1996
Mijas
Las chabolas y barracones donde se alojaban las familias gitanas fueron derribadas por el ayuntamiento, sin resolver el problema de su realojo conforme el Plan de Vivienda
El ayuntamiento dicta un bando para que todos los propietarios interesados en arrendar sus viviendas se pusieran en contacto con la Concejalía de Servicios Sociales. Meses después, los vecinos de Mijas seguían negándose a alquilar viviendas a dos familias gitanas que cuentan con diez niños en total, a pesar de que el municipio asumía el pago.
20/06/2000
Almoradí
El 17 de junio se produjo la muerte de un joven a manos de un gitano, lo que desembocó en la acusación de que los miembros de esa comunidad pertenecían a una red de tráfico de drogas.
Un grupo de más de medio millar de personas incendió dos viviendas y provocó daños en otras ocho del barrio en que habitan las familias gitanas. La agresión se desplazó hacia la comunidad marroquí, hiriendo a tres de ellos y destrozando sus coches.

El comienzo del destierro de los gitanos de Martos

Para más información: Memoria y pogromosA treinta años del pogromo antigitano de MartosViolencia étnica y destierro y Nunca Más. Memoria Histórica de España

miércoles, 1 de marzo de 2017

La negación de los gitanos como una etnia y nación. El discurso de Fray Juan de la Puente, calificador de la Inquisición (1612)

Y en otras partes de Europa, a unos escuadrones de pícaros a quienes llamamos gitanos, quitando la primera sílaba del nombre referido. Dicen algunos que tuvo esta gente principio en los zeugitanos de África, que saliendo de su tierra acometieron la Grecia, llevando consigo sus mujeres e hijos (estilo ordinario de los bárbaros). Los griegos les quemaron los navíos y cautivaron a todos. Después les dieron libertad porque ellos dieron palabra de convertirse a la Fe. Como en su tierra vivían sin tener ciudades. Mudando cada día la habitación según los tiempos y las ocasiones, en Europa guardaron la misma forma de vida. Dicen que descienden de un mágico que llamaron Ceneo, y que de él aprendieron a decir las cosas por venir y los sucesos pasados, vendiendo por cualquier interés este don de profecía. De éstos les parece algunos desciende los que llamamos gitanos y en otras partes cínganos, siendo zeugitanos su propio apellido. Muy posible se me hace que haya venido a España esta nación africana. Pero los que ahora llamamos gitanos, mas les damos este nombre, porque les imitan en el modo de vivir, que por ser sus descendientes. Esta vil canalla, no es otra cosa que hombres y mujeres amotinados, y facinerosos. Y ellos por deudas y otras no tan honradas causas, ellas por mal casadas o por bien amancebadas, desamparan sus casas y habitan en los campos y despoblados. Traen las caras quemadas, hostigadas del sol, y de las injurias del tiempo; y esto nos hace creer que no son españoles, sino naturales de otra tierra tan abrasada como África, o Egipto, ayudando al engaño el vestido, y el lenguaje. Pero sin duda son nacidos y criados en las tierras de Castilla; y gente que sin más información de su vida vagante, les podrían castigar, asegurando la Tierra de sus manos, porque son diestros en el hurtar, y tienen arte de este oficio.




COMENTARIO: La política represiva llevada a cabo en España a lo largo del siglo XVI y comienzos del XVII corrió paralela a la que a lo largo de todo el continente europeo se desarrolló con diferente intensidad y propósito. En todas ellas se coincidió en la eliminación del nomadismo gitano con el fin de crear un estado-nación homogéneo. En España, esta comunidad étnica quedó atrapada entre la minoría religiosa de los moriscos y los grupos considerados antisociales, compuestos básicamente por los falsos pobres y los vagabundos, motivo por el que se convirtieron en víctimas de una constante represión para imponer una cohesión social a toda costa.
Fray Juan de la Puente, calificador del Santo Oficio, muestra en su obra “Conveniencia de las dos Monarquías” esta ambigüedad durante la primera década del siglo XVII, contribuyendo a divulgar una visión errónea sobre su origen, de la que arbitristas como Sancho de Moncada se apoyaron para formular sus acusaciones contra esta minoría y negarles su especificidad racial, a fin de combatir una forma de yida, por la que los gitanos habían atraído “muchos holgazanes y vagamundos, para vivir a sus anchuras. Porque cosa muy sabida es que muchos de los que andan con los gitanos, así hombres como mujeres, son españoles y lo mismo pasa en otras provincias”. Argumentación en la que insiste repetidas veces, y que sustentaba en la opinión de eruditos: “La cierta opinión es que los que andan en España no son gitanos, sino enjambre de zánganos y hombres ateos, y sin ley ni religión alguna, españoles que han introducido esta vida o secta del gitanismo, y que añaden en ella cada día la gente ociosa y rematada de toda España”. Una construcción ideológica que justificó el impulso de nuevas políticas represivas para eliminar el supuesto nomadismo e identidad sociocultural de los gitanos.